Miércoles de Milagros #1


"Dos caminos se divergían en un bosque y yo - tomé el menos transitado, y eso ha hecho toda la diferencia." - Robert Frost

Una amiga me comentó que para tener un Blog debo escribir todos los días. A eso decidí no hacerle caso. Luego me dijo que debo postear regularmente, de preferencia con días y temas fijos. Lo de la regularidad me pareció lógico, y lo de los días temáticos me pareció divertido. Buscando temas hace un par de semanas me desperté juguetona y pensé miércoles, miércoles... miércoles de milagros! y fue un día realmente sorprendente aquel.

Entonces, toda esta intro para decirles que los miércoles estaré posteando historias inspiradoras de personas que se han sanado, para llenarte de esperanza y para que veas que las posibilidades son muchas y que aunque a veces parezca que el mundo se viene abajo, a veces es nomás que se está acomodando. Tener esto presente cuando estamos pasando por momentos muy incómodos (por no decir terroríficos) puede darnos un poquito de fuerza para seguir adelante.

Hoy, les hablaré sobre una chica que se llama Bailey O'Brien. En el año 2007 esta chica, que en aquel entonces tenía a penas 16 años, le diagnosticaron un cáncer (melanoma) estadio 3. Inmediatamente se sometió a todos los tratamientos indicados por sus médicos. Sin embargo, en el año 2011, estando en la universidad, recibió la visita de su madre, quien vino a decirle que ahora su cáncer había progresado a un estadio 4 y que no había nada que hacer.

En ese momento Bailey recuerda sentirse absolutamente devastada. Mirando por la ventana de su habitación buscaba y buscaba alguna fuente de esperanza, algo de qué agarrarse para sentir que esto no era ya el final de su vida. No encontraba nada. En sus propias palabras, esta sensación no duró mucho ya que estaba decidida a encontrar alguna salida, algún rayo de luz. Y lo encontró en una amiga de su madre, a quien anteriormente había tachado de loca, pero que ahora después de todo lo vivido le pareció una fuente de posibilidades. Esta amiga creía en terapias alternativas y en la capacidad del cuerpo de sanarse. Siguiendo las recomendaciones de esta amiga, Bailey fue a una clínica en México, donde recibió múltiples terapias "alternativas", incluyendo un cambio radical de su dieta, 14 jugos por día, enemas de café, altas dosis de vitamina C intravenosa, entre otras. Estuvo en esta clínica durante 2 meses. Y al regresar a EEUU, su país natal, se realizó varios exámenes médicos, y el cáncer había desaparecido de su cuerpo.

Bailey misma tiene plena conciencia de que esto no sucede así para todos, y que de alguna manera su experiencia fue milagrosa. Pero también está totalmente convencida de que este "milagro" no es tan excepcional como pudiéramos pensar. Hay muchas personas que se curan después que la medicina convencional les ha dicho que ya no hay esperanzas. Y, como en el caso de Bailey, no es que se quedó de brazos cruzados y no hizo "nada". Hizo MUCHO. Estuvo dispuesta a hacer cambios radicales en su vida y en su manera de ver la vida. Y estos cambios permitieron que su cuerpo recobrara las fuerzas necesarias para curarse.

A raíz de esta experiencia tan profundamente transformadora, Bailey creó una página web y se dedica a compartir su historia y a apoyar a personas con cáncer. Su página web es: www.baileyobrien.com. Está en inglés, pero si te interesa comunicarte con ella y no hablas inglés con gusto podemos ver cómo ayudarte con eso.

Te deseo un miércoles lleno de alegría, luz y amor.