El amor te enseñará



"Cuéntame todas las cosas terribles que has hecho y déjame amarte de todos modos." Saide Andria Zabala

En esta última semana, me he sentido triste, atascada, falta de amor, desvalorada, incapaz de resolver las cosas que debo atender, resistiendo fuertemente a la realidad, y tantas cosas más que mi mente “espiritual” me dice que están mal.

Hoy leí en Instagram un post que decía “No estoy aquí para enseñarte nada, estoy aquí para amarte. El amor te enseñará.” Y en mi arrogancia pensé, claro, esta soy yo diciéndole esto a las personas que me rodean. Acto seguido me vino a la mente el hecho de que en realidad he estado empujando, halando, correteando, manipulando, rogando, aferrándome, culpando, juzgando, resistiendo… a las personas en mi entorno, no exactamente repartiendo amor.

Esto me llevo a pensar lo lejos que estoy de realmente simplemente amar, lo cual a su vez me hizo sentir como un fracaso total y una farsante. Por suerte, en ese precioso limbo entre dormir y despertar, cuando el espíritu está más presente, llegó una ola paz. Y pude ver: que en ese post de Instagram no era yo la que estaba amando, que el mensaje era del Universo… yo soy quien recibe, la que está aprendiendo a través del amor. En ese momento comprendí que no hay nada de malo en estar rota, quebrada.

Son las 6am un domingo. Mientras escribo en mi colchoneta en el piso (¡pronto volveré a mi cama cómoda!), escucho la respiración profunda de mis hijos que duermen aquí al lado. Oigo el canto de las aves con su coro del alba, y veo la silueta de las palmeras dibujadas fuera de la ventana mientras la noche pasa a ser la mañana… Y aparecen las preguntas: ¿Elegiré seguir escondida detrás de mi escudo, apuntando mi espada a todo aquel que se atreva a interferir en mi supuesto equilibrio? ¿O me atreveré a soltar mi enorme ego y exponerme completamente, con todo y mis enormes heridas abiertas, permitiendo que entren la luz y el amor? ¿Escogeré permanecer enterrada en mis ideas de un pasado mejor y un futuro imaginario? ¿O será que tengo el valor para reconocer que nada de eso existe y de vivir plenamente el presente?

¿Será posible para mi soltar todo concepto de cómo se supone que deben ser las cosas y entregarme plenamente al amor? Quizás… quizás seré capaz de sentir el amor que ya existe dentro de mi, y que me rodea.

¿Esto significa que dejaré de soñar con la vida que quiero crear para mi y para mis hijos? ¿Qué dejaré de desear con todo mi alma el romance que encienda mi corazón? ¡Claro que no! Significa que me abro a la posibilidad de que soy capaz también de amar mis sueños y mis deseos. Significa que mientras que voy andando por este camino desconocido que es mi vida, me comprometo a amar todos los aspectos de mi… de esta salvaje, impredecible, profundamente emocional, a veces terrible y a veces fabulosa criatura que soy yo.

44 vistas